Tuesday, August 20, 2013

Jesús Sacerdote Eterno, Hombre Justo


Plática Vocacional
La Parroquia de San Ignacio
Agosto 17-18, 2013

Estimados Hermanos y Hermanas en Cristo, Buenos días. Mi nombre es Sean DeWitt. Soy un seminarista de nuestra amada dioses de Austin. Tengo 4 años en el seminario, es decir 3º de teología, y me faltan 3 para ser sacerdote, si Dios quiere.

Padre Brian McMaster, el director de vocaciones, mi envió para hablarles a ustedes sobre las vocaciones sacerdotales.

Entonces hablamos a los jóvenes muchachos. ¿No? Por qué ellos son la cosecha abundante lista para recoger. Eschuca. Queremos ser hombres, ¿No? Hombres verdaderos. Queremos ser uno que es fuerte, tiene éxito, y todo, ¿Verdad? ¿Pero, que es un hombre? ¿Para que sea un hombre verdadero? Fuerte y grande, si, pero ¿Para que? Y diría que el hombre verdadero es para defender. Con su fuerza de mente y corazón él defiende los pequeñitos, la verdad, la justicia, y la vida misma.

Nosotros conocemos algunos de estos hombre verdaderos, hombre justos. San José fue uno protegiendo la Virgen Maria y nuestro Señor Jesús. Ahora tenemos Papa Francisco, ¿verdad? Sí, pero Jesús es el justo como sacerdote eterno. Él combatía los fariseos, caminaba sobre los aguas, pasó 40 días sin comida y agua, era la voz de los pequeños, protector de los enfermos, y finalmente conquistador de la muerte. Yo no conozco un hombre más fuerte, valiente, y más justo. Bueno, ¡no hay! Pero Él lo hizo como sacerdote, ofreciendo su cuerpo por la salvación de la gente sobre la mesa y en la cruz.

Bueno entonces no tengan miedo de darse sus vidas a Cristo como sacerdotes. No tengas miedo de ser un hombre justo, verdadero dando su vida para la salvación de las almas.

Ahora las madres. Nos aman sus hijos, ¿no? ¡Mucho! Y somos agradecidos por eso. Pero no tengan miedo, madres, de dar su hijo para ser sacerdote. Hay gracias grandes que el Señor quiere darles a ustedes.

Hay una tradición que pasa a cada ordenación sacerdotal. No sé si ya ustedes la conocen. Durante la ordenación, el sacerdote es ungido en sus manos para consagrarlos al trabajo sagrado del sacerdote. Y él usa esta toalla para limpiarlos después y la da a su madre. Esta misma toalla la madre se la lleva con ella misma cuando se muere. ¡Si se le entierra con esa toalla! ¿Por qué? Porque, se dice, es su ticket al cielo. Cuando llega, la muestra diciendo<> Si, que bonita. Pero, yo creo que la toalla muestra una verdad más profunda. Yo creo, imaginasen, que cuando Jesús mira a una madre que ha dad su hijo como sacerdote por la salvación de las almas, Él vea su madre la Virgen Maria quien lo dio al mundo su único hijo para salvarlo.

Y ahora los padres: es difícil, ¿no? Cuando escuchamos el deseo de ser un sacerdote de nuestros hijos. Es difícil porque nos parece que hay un error; que él no quiere la vida verdadera. Pero les aseguro a ustedes que no es verdad. Ellos, nuestros hijos, quieren todo de la vida; quieren ser padres pero de las almas, padres espirituales. Él quiere ser padre de las almas porque ha conocido el amor del Padre celestial; ha escuchado su llamada a participar en este amor. Si nosotros, sus hijos, queremos ser padres como ustedes pero en un modo diferente. No tengan miedo de dejarnos entrar, pensar, ser seminaristas. Yo creo que como la madre cuando Jesús vea un Padre que ha dado su hijo por la salvación de las almas, Él vea a San José.

Bueno. Ultimo pero no menos, los hermanos. ¿Qué piensan ustedes si su hermano quiere ser sacerdote? ¡Que extraño, diferente. No lo creo! ¿Él? Es imposible. ¿Mi hermano? No escuchará mi confesión.

Si bueno yo sé que nosotros hermanos no somos siempre simpáticos, y tenemos que pedir su perdón mucho por eso. Pero ayúdanos, ¿e? Ayúdanos hacer no lo que nosotros queremos hacer pero lo que Dios quiere para nosotros. Decimos que Jesús es nuestro hermano porque se ha hecho hombre como nosotros. Pero todavía sacerdote Él es. Creo que tener un hermano sacerdotal nos ayuda comprender a Jesús nuestro hermano sacerdotal.

Ahora he hablado al los muchachos sobre el sacerdocio pero tengo que decirles algo a las muchachas. Como he hablado del sacerdocio como Padres, ustedes muchachas como hermanas religiosas son las madres espirituales. Tienen la Maternidad de la Iglesia que nace del su esposo quien es Cristo Jesús. Sí, las hermanas son casadas con Jesús. No tengan miedo de dar su vida a través de ellas para él.

Gracias.
       


No comments:

Post a Comment